Registros eclesiásticos de México

De FamilySearch Wiki
Saltar a: navegación, buscar

 

Ir a la página princiapl de México



Registros Eclesiásticos:

Historia

En la XXIV sesión del Concilio de Trento en noviembre de 1563, las normas para el establecimiento de registros parroquiales fueron dictadas. Anteriormente existían en algunas parroquias libros de bautismos, matrimonios y entierros, pero la forma exacta y el contenido de estos libros no había visto la luz. El Concilio hizo esta práctica de algunas parroquias la norma en toda la Iglesia Católica.

Fue mandado guardar cinco libros: 1) bautismos, 2) confirmaciones, 3) matrimonios, 4) entierros, y 5) "statu animarum" o padrones, o censos parroquiales. Para los padrones véase el artículo del wiki de México sobre Censos de México.

Durante la época colonial, en muchos lugares de México, registros parroquiales separados se guardaron de españoles, indios, negros y las castas. Hay unos 2.800 distintas parroquias en el país. Esto se hizo con el propósito de cobrar impuestos, y para facilitar dar una dispensa matrimonial cuando fuera necesario. También, fue contra la ley por muchos años para españoles casarse o con negros o con sus mezclas. En algunas parroquias, una y otras de estas colecciones de registros se han perdido por completo mientras en otras todas se han conservado. Muchas veces estas distinciones o clasificaciones anotadas por los curas fueron más una identificación del estado social de la persona o sus padres, que una especificación literal de su raza. Esta distinción de clases fue prohibida después de la independencia de México de España, y gradualmente cesó de existir en los registros parroquiales.

Antes que una pareja pudiera casarse bajo la ley española, fue necesario que la pareja mostrara que estuviesen libres para casarse, y que no estaban ya casados con otros. También si una persona deseaba casarse pero no había logrado su mayoría, o si tuviera enlaces cercanos a su entendido (a), infamaciones matrimoniales y dispensas, o dispensaciones fueron creados. Aunque este registro es diocesano en su formación, por razón de las distancias, y las conveniencias, muchos de estos registros se encuentran al nivel parroquial en México.

Un decreto real, fechado el 1 de diciembre de 1837, estableció más al contenido de los registros parroquiales y fue esa ley más que cualquiera otra, que causó el iniciativo individual de los sacerdotes conformarse a la norma que fue desarrollada. Esto quizo decir que en un buen número de parroquias, los abuelos con sus orígenes y residencias se asentaron por primera vez. Nada cambió en cuanto a la forma de guardar los registros parroquiales y desafortunadamente, la ley no fue cumplida por todo el país.

La mayoría de los registros parroquiales anteriores a 1640 se han perdido. Fue en ese año que en México las varias órdenes religiosas perdieron sus parroquias y fueron secularizadas. Por ley, de costumbre, los franciscanos, dominicos, y jesuitas llevaron sus archivos de comunidad consigo al salir de una parroquia. Debieran dejar atrás a los archivos de conventos y de doctrinas, pero muchos de éstos se han perdido hasta este momento. Puede ser que se hallarán en archivos como el de Celaya donde hay mucho desconocido todavía.
Registros de mayor uso
Los registros parroquiales de mayor utilización para la investigación genealogía son los siguientes:
Bautismo
Matrimonio
Información Matrimonial
Defunción/Sepultura
Padrones/Censos
Registros menos usados
Confirmación
Testamento
Presentación
Cofradía
Dispensa