Para solicitar derechos de edición en la Wiki, haga clic aquí.

Nobleza de México

De FamilySearch Wiki
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

América del Norte Gotoarrow.png México

México temas de wiki
Bandera de México.PNG
Inicio
Tipo de registro
Cultura de México
Grupos étnicos
Lugares de investigación

Cuando los españoles llegaron a méxico, se encontraron con que los nativos ya tenían un sistema de aristocracia hereditaria en su lugar. El gobernante español respetó este sistema y lo amplió. Las personas que vinieron de España traían sus títulos de nobleza. A medida que la colonia crecía, muchos solicitaron los títulos de hidalguía a los cuales tenían derecho. México no tiene muchos archivos de la nobleza, pero se registraron unos pocos valiosos.

  • Fernández de Recas, Guillermo S. Cacicazgos y nobiliario indígena de la nueva españa.
  • Martínez Cosío, Leopoldo. Los Caballeros de las Órdenes Militares en México. México: Editorial Santiago, 1946. (FHL libro 972 D5m; rollo 0283587.)
  • Muñoz Altea, Fernando. Blasones y Apellidos. México: Joaquín Porrúa, S.A.de C.V. 1987. (FHL libro 972 d6m.)
  • Ortega y Pérez Gallardo, Ricardo. Historia Genealógica de las Familias más Antiguas de México. Austin, Texas: Golightly-Payne-Coon Company, 1957. (FHL películas 0.283.555 a 0283556.)

Disponibles en FamilySearch[editar | editar código]

Existen también varios libros al respecto del tema en la Biblioteca de Historia Familiar de Salt Lake City. haga clic aquí. y aquí.Usted podría verificar si hay una copia de los mismos en la edtorial correspondiente o en una biblioteca pública cercana a usted.

Para hacer otros tipos de búsquedas recomendamos que lea las instrucciones para buscar información en el Catálogo de la Biblioteca de Historia Familiar, haciendo clic aquí.

La nobleza mexicana[editar | editar código]

El libro por Doris M. Ladd, The Mexican Nobility at Independence 1780-1826 (La nobleza mexicana en Independencia 1780-1826), publicado por la Universidad de Téjas en Austin (Impresa de la Universidad de Téjas, 1976) contiene unos buenos estudios sobre la nobleza Mexicana.

En la introducción a este libro dice que la nobilidad Mexicana a la epoca de la independencia fue mayormente criollo (nacido en México) y constituía lo que probablemente era la aristocracía más afluente en las Américas. Desde 1529 hasta 1821 unas ochenta familias recibieron títulos nobiliarios por su servicio al Rey de España. Como la mitad de ellos retornaron a la España. En 1775 habían cuarenta y siete familias tituladas viviendo en el Virreinato de la Nueva España. Desde los 1790 cuarenta y cuatro familias nobles vivieron en la Ciudad de México, cinco en Guanajuato y uno en Durango. En el tiempo que recibieron sus títulos cuarenta y tres eran peninsulares y solo veinte eran criollos. Pero para la epoca de la independencia, cincuenta y uno eran Mexicanos y solo doce eran europeos.

Tradicionalmente, un noble era en su definición hispana uno de los servidores del rey cuya esposa y riqueza eran sin reproche y cuyos antepasados eran cristianos puros, no mesclados con la sangre de moros, judíos, paganos, o los con devociones no-católicas. La base de estos nobles comenzó con los hidalgos, caballeros sin títulos, quienes basaron su orgullo como fieles, luchantes para el cristianismo. Desde esta base hidalga procedieron dos clases de nobles titulados. Los elitos fueron los grandes, historicamente herederos de los visigodos “hechos por dios a todo tiempo.” Todos los grandes tenían títulos nobles, pero la distinción fue más alla de la forma de presentarlos, porque todos eran iguales. El duque grande fue igual con el conde grande y no su superior. El grupo céntrico tenían títulos de duque, conde, o marqués. En práctica no había distinción en la jerarquía entre conde y marqués en el mundo de habla español. Entre los no grandes, el protocolo puso los duques al cima y pocos barones abajo. Después de 1631 todos que adquieron los títulos de marqués o conde automáticamente pagaron y recibieron el título de vizconde.

La asociación de los nobles el uno con el otro resultó de las fiestas que dieron, los impuestos que pagaron, los privilegios que gozaron, los matrimonios que contrataron, las pruebas de genealogías que registraron; todo esto sin tener la necesidad de formar organizaciones para administrar sus beneficios. El estado de noble fue un privilegio no encorporado.

La cohesión de la nobleza de México en la época de la independencia fue en los enlaces de sus familias el uno al otro.