Guía de investigación en Latinoamérica - Registros parroquiales

De FamilySearch Wiki
Saltar a: navegación, buscar

Guía de investigación en Latinoamérica

Registros parroquiales

Sin duda, los registros más importantes para la investigación genealógica en Latinoamérica son los que llevó la Iglesia Católica Romana. En Latinoamérica, la gran mayoría de las personas eran católicas romanas y fueron inscritas en los registros de la parroquia o de la diócesis local. Los registros de bautismo, de casamiento y de fallecimiento o sepultura de la mencionada iglesia son las mejores fuentes de información para buscar los nombres y los datos genealógicos de familiares. En muchos casos, dos y, a veces, tres generaciones se hacen constar en los registros, junto con sus lugares de nacimiento y los

lugares en que residían. En el Concilio Católico de Trento, que se realizó en 1563, se formalizó el modo de llevar registros que ya se practicaba en gran parte del mundo católico, y que comprendía España y Portugal y algunas regiones colonizadas de Latinoamérica. Religiosos católicos acompañaron a los primeros exploradores y colonizadores de Latinoamérica, y los sacramentos eclesiásticos fueron instituidos y registrados o inscritos por ellos. Llevaron libros de registros separados para los bautismos, las confirmaciones, los casamientos y los fallecimientos o entierros. Esos registros parroquiales latinoamericanos datan de los tiempos más antiguos de la colonización, y, en algunos casos (como, por ejemplo, en Perú), del decenio de 1530.

El surgimiento del nacionalismo y la independencia de los países de Latinoamérica ocurridos durante el siglo XIX contribuyó a que la mayoría de los países latinoamericanos abrieran sus puertas a otros grupos religiosos además de la Iglesia Católica Romana. Inmigrantes, primero de Europa y, después, prácticamente de todas partes del mundo, introdujeron en Latinoamérica varias religiones cristianas y no cristianas hacia fines del siglo. Pocas iglesias o religiones registraron a sus feligreses de un modo tan completo como lo hizo la Iglesia Católica aunque ciertos grupos de inmigrantes, como los alemanes luteranos que se establecieron en el sur de Brasil y los mennonitas, que se establecieron en Paraguay y en México, mantuvieron un extraordinario sentido de colectividad religiosa y de identidad étnica.

Registros de muchas regiones de Latinoamérica se han perdido o se han deteriorado por motivo de efectos naturales, como son la humedad y los insectos, y los desastres naturales, como los incendios, las inundaciones y los terremotos. Las luchas civiles y políticas también han sido la causa de la destrucción de registros parroquiales de muchos países. No obstante, muchos registros que se han considerado perdidos sencillamente se han extraviado o se han interpretado mal; con el paso del tiempo, se han descubierto y microfilmado colecciones adicionales de libros parroquiales de Latinoamérica.

La información registrada en registros parroquiales

Con el tiempo, ha variado el tipo de información que se ha registrado en los libros parroquiales. Los registros más recientes por lo general contienen información más completa que los de tiempos más antiguos. Todas las parroquias llevaron registros de bautismo, de casamiento y de fallecimiento, los cuales, junto con otros registros parroquiales de valor genealógico, se tratan a continuación:

Bautismos

Por lo general, los niños eran bautizados a los pocos días de haber nacido. Normalmente, en un registro de bautismo se hacen constar el nombre, la fecha de nacimiento y el lugar de nacimiento de la persona que era bautizada; la fecha del bautismo; y los nombres, la residencia y los lugares de nacimiento de los padres (y, en muchos casos, los de los abuelos).

Matrimonios

En un registro de matrimonio se hacen constar los nombres de la novia y del novio, los lugares en que nacieron, los lugares en que residían, su ocupación y la edad que tenían cuando se casaron; los nombres y la residencia de los padres, y la fecha del casamiento.

Información Matrimonial

La información matrimonial comprende las “amonestaciones”, o sea, la publicación en la iglesia de los nombres de los que deseaban contraer matrimonio, y las peticiones que se enviaban al sacerdote de la parroquia. En estos documentos figura el status de la novia y del novio en la Iglesia Católica (incluidas las copias de los certificados de bautismo); además, contienen el permiso de los padres de la novia para contraer matrimonio si ésta era menor de edad, la certificación para que se leyeran las “amonestaciones” o anuncio del casamiento, y el permiso del sacerdote para que se efectuase el matrimonio. También puede ser que en los registros figure la dispensa apostólica (o sea, la exención de la restricción del casamiento) para el cuarto grado de consanguinidad, en la que se indica que la novia y el novio eran parientes. La información matrimonial también puede contener gráficos genealógicos e interesante información biográfica acerca de las personas emparentadas o relacionadas con los contrayentes.

Defunciones o Entierros

Los fallecimientos o los entierros se hacían constar en el registro de la parroquia donde la persona era sepultada. En un registro de defunción o de entierro se dan el nombre y la edad de la persona fallecida, la fecha del fallecimiento o del entierro, y la residencia de ella. Puede ser que el registro contenga el lugar de nacimiento de la persona, los nombres de los deudos, la causa de la muerte y una indicación de si dejó un testamento. Con respecto al fallecimiento o entierro de niños pequeños, por lo general, se hacen constar los nombres de los padres y la residencia de ellos.

Confirmaciones

Las confirmaciones se registraban esporádicamente. Muchas veces se entremezclaban con registros de bautismos. Si bien los registros son breves, puede ser que contengan los nombres de los padres y los de los padrinos. En muchos pueblos y poblados de Latinoamérica, las confirmaciones se realizaban únicamente cuando un obispo se las arreglaba para visitar el lugar; a menudo, más de un hijo de una familia y aun grupos familiares enteros pueden haberse registrado en un solo lugar en los registros de confirmación.

Censos, Padrones y Matrículas

Los censos y los empadronamientos eclesiásticos se realizaban cada diez o quince años, y, en ellos, se anotaban los miembros de las familias que vivían dentro de los límites de la parroquia. Si desea ver más información con respecto a censos eclesiásticos, vea la sección titulada “Censos” de esta reseña.

Testamentos

En los testamentos figuran los nombres de familiares y/o de otros herederos, listas de posesiones o bienes y dan una idea de la familia y de la vida del difunto. Si desea ver más información al respecto, vea la sección titulada “Testamentos” de esta reseña.

Otros registros eclesiásticos

La Iglesia Católica llevó muchos otros registros. Algunos son menos valiosos para la investigación genealógica, pero son útiles para entender la comunidad en la cual vivía una persona. Entre esos registros, tenemos:

  • Libros de fábrica: Inventarios de propiedades de la iglesia.
  • Capellanías: Registros de concesiones monetarias y de bienes raíces a la iglesia.
  • Pleitos:Registros de reclamaciones de bienes raíces y de privilegios concernientes a la iglesia.
  • Libros de cofradías: Libros de registro de sociedades seculares que ayudaban en las actividades parroquiales.

CAPELLANIAS DE MISAS

A raíz de la conquista, la creencia en el purgatorio y las prácticas e Instituciones asociadas a ella tales como las cofradías, las capellanías de misas y las obras piadosas, (mejor conocidas como obras pías) se amplifican por toda la zona de influencia de la Iglesia Católica. Ahora bien, al asumirse de una manera generalizada que la mayoría de las personas tenía que pasar por el purgatorio, surgió una serie de prácticas para garantizar los sufragios necesarios (misas y rezos) y por ende, lograr la salvación de las almas en pena. Entre dichas prácticas destacan la fundación de cofradías, la venta de indulgencias y la fundación de capellanías de misas a fin de liberar a las almas del purgatorio, un lugar semejante al infierno, donde ardían las llamas del fuego eterno y las almas eran sometidas a torturas físicas y mentales. Además, existía incertidumbre sobre el tiempo que debían permanecer en aquel sitio y se llegó a pensar que podían ser miles de años. Las capellanías eran organizaciones en las cuales se determinaba la celebración de cierto número de misas anuales en determinada capilla, iglesia, o altar, obteniendo para su cumplimiento los intereses de los bienes que se habían acordado al fundar dicha capellanía. El fundador entregaba una cantidad previamente acordada para el sostenimiento de un capellán, dicho capellán se comprometía a decir cierto número de misas en su memoria y en la memoria de aquellos a quienes el fundador había designado que se hiciese (por lo general familiares cercanos). La cantidad acordada se invertía y producía un interés del cual se pagaba al capellán por sus servicios.

Capellanías Eclesiásticas; Eran perpetuas, dependían de la jurisdicción eclesiástica y servían para ordenarse a su título, en ellas procedía la colación y canónica institución (Ahora bien, la colación de un oficio es una forma de misión canónica (can. 197 § 1); por tanto sólo puede comunicar una potestad de jurisdicción y no una potestad de orden; esto se ve especialmente en que la potestad adquirida con un oficio se pierde por la privación del mismo. Los poderes conferidos a un simple sacerdote mediante la colación de determinados oficios (cf. can. 294 § 2, 323 § 2, 782 § 3, 957 § 2) ordenados a la administración de la confirmación, de la tonsura, de las órdenes menores y a ciertas consagraciones, caen bajo la potestad de jurisdicción) por parte del encargado de la Diócesis. El capellán que las ocupaba debería de pertenecer al clero. Los bienes eran “Espiritualizados” es decir propiedad de la Iglesia.

Capellanías Laicas, mercenarias o profanas; No eran beneficios eclesiásticos y por lo tanto estaba limitada la intervención del clero, Los bienes no se convertían en espiritualizados, la administración corresponde al patrón. Resultaban muy convenientes para personas que deseaban controlar el manejo económico de los bienes y que temían la intervención del clero. Las podían poseer legos, incluso niños o jóvenes que querían ser sacerdotes siempre y cuando mandaran decir las misas. Listado de las Capellanias en La Nueva España de 1600 a 1821 Capellanias en La Nueva España

Terminología racial

En la época colonial de Latinoamérica, sobre todo en hispanoamérica, a menudo se registraba en los registros parroquiales católicos la clasificación racial. Ésta se hacía con frecuencia sobre la base de la apariencia física, por lo que no siempre era acertada. Para ver más información acerca de los términos raciales que se empleaban en los registros parroquiales, vea la sección titulada “Indígenas” de esta reseña.

Registros de la Inquisición o Santo Oficio

En 1480, los Reyes Católicos instituyeron en España el tribunal de la Inquisición. Por medio de la Inquisición, los Reyes Católicos procuraron conseguir la unidad de la fe y el control civil en todo el imperio. La Inquisición o Santo Oficio se estableció en todo el mundo católico con el fin de enjuiciar a los herejes y a los infractores religiosos.

El fin principal de la Inquisición fue someter a los que no eran cristianos y a los herejes. Por motivo de la larga contienda española que tuvo lugar durante la reconquista de España del poder de los moros, los Reyes sospechaban que los que no eran cristianos conspiraban con enemigos extranjeros. Los judíos españoles y otras personas de linaje judaico, lo mismo que herejes y enemigos políticos fueron perseguidos por la Inquisición.

Bajo el Consejo de la Suprema y Real Inquisición, dirigido por Tomás de Torquemada, se instituyeron tribunales del Santo Oficio por todo el imperio español. A los que aspiraban a cargos de la Inquisición se les exigía presentar pruebas genealógicas de su limpieza de sangre. En el Archivo Histórico Nacional de Madrid se encuentran registros del Consejo y de los tribunales inquisitoriales. Esos registros contienen documentos que se originaron en los tribunales de Cartagena, Colombia, de Lima, Perú y de México.

Si desea ver información acerca de aspirantes a cargos de los tribunales de la Inquisición de México, vea:

Fernández de Recas, Guillermo Sergio. Aspirantes Americanos a Cargos del Santo Oficio: Sus

Genealogías Ascendientes. México, D. F.: Librería Manuel Porrúa, 1956. (FHL book [libro] 972 D3fr; film 0,283,553.)

Para ver información genealógica de la Inquisición de Lima, vea:

Lohmann Villena, Guillermo. Informaciones Genealógicas de Peruanos Seguidas ante el Santo Oficio. Lima: [s.n.], 1957. (FHL book [libro] 985 D2L; film 0,873,987, item 3.)

Registros de la Inquisición de los países que se mencionan a continuación se encuentran en microfilme en la Biblioteca de Historia Familiar. (Los originales se encuentran donde se indica.)

  • Argentina (Arquidiócesis de Córdoba, Córdoba, Argentina).
  • Brasil y Portugal (Torre do Tombo, Lisboa, Portugal).
  • Colombia, México, Perú y América Central (Archivo Histórico Nacional, Madrid, España).

Registros de la Inquisición en microfilme se encuentran muy fácilmente en la sección “Subject” (Temas) del Family History Library Catalog, bajo: INQUISITION, [REGION or COUNTRY] (INQUISICIÓN, [REGIÓN o PAÍS])

Cómo localizar registros parroquiales

Para buscar registros parroquiales, es preciso que sepa usted el nombre de la ciudad o pueblo donde vivió su antepasado. También debe determinar la parroquia a la que pertenecía el pueblo de su antepasado para saber los registros de qué parroquia debe examinar. Puede ser que su antepasado haya vivido en un poblado y que haya pertenecido a la parroquia de otro poblado. Vea la sección titulada “Diccionarios geográficos” de esta reseña para ver más información referente al modo de localizar pueblos y parroquias.

Los registros de Latinoamérica

No existe un solo archivo que contenga todos los registros parroquiales de un país latinoamericano en particular. En lo que toca a todas las religiones, puede ser que los registros originales todavía estén en la iglesia o diócesis local. Es probable que los demás registros se hayan reunido en archivos históricos estatales o locales. Para localizarlos, usted debe averiguar primero la religión que profesaba su antepasado.

Los sacramentos católicos se registraban en las parroquias locales de la Iglesia. Prácticamente todos los registros eclesiásticos los conservan todavía las parroquias o las diócesis locales.

    • Parroquias locales.Las parroquias son congregaciones locales que pueden comprender dentro de sus límites muchos poblados o pueblos. El pueblo en el cual se encontraba el edificio de la iglesia se consideraba la sede de la parroquia. El edificio de la iglesia normal-mente llevaba el nombre de un santo católico o se le daba algún tipo de nombre de terminología religiosa, que reflejaba la devoción o las inquietudes locales.
    • A los poblados pequeños que no tenían su propia iglesia se les designaba otra parroquia determinada a la que debían pertenecer. Algunas parroquias tenían capillas afiliadas en poblados pequeños. Puede haber ocurrido que, a través de los años, poblados y capillas hayan pertenecido a varias parroquias distintas al cambiar los límites. En las guías o listas de iglesias y en algunos diccionarios geográficos se indican las jurisdicciones de parroquias.
  • Archivos de diócesis.Por lo general, se enviaba una copia de los registros parroquiales a la diócesis o a la arquidiócesis que tenía jurisdicción sobre la parroquia. Por consiguiente, si los registros ya no existen en la parroquia local, podrá encontrarlos en los archivos de la diócesis. Algunas diócesis han centralizado sus registros antiguos o, en algunos casos, todos sus registros.

Si su antepasado no era católico romano y usted no sabe qué religión tenía:

  • Pregunte a otros familiares que tal vez lo sepan.
  • Examine registros de matrimonio civil y de fallecimiento, defunciones, cartas y documentos familiares, testamentos e información validada para buscar en ellos algunos indicios.
  • Repase historias locales en las bibliotecas públicas y en las bibliotecas universitarias para averiguar qué otras iglesias había en el área o en la vecindad en los tiempos de su antepasado.

Puede ser que halle registros de bautismo, de casamiento y de entierro si visita parroquias o archivos de Latinoamérica o si se pone en contacto con ellos. Puede ser que remitan su solicitud al lugar correspondiente si los registros han sido trasladados a una diócesis o arquidiócesis.

Para localizar registros parroquiales que puedan contener información acerca de su antepasado:

  • Escriba directamente al sacerdote o al ministro de la iglesia local; la dirección por lo general se encuentra en las guías de la ciudad o en las guías telefónicas. La Iglesia Católica publica listas de sus iglesias y parroquias en Latinoamérica, al igual que otras religiones.
  • Escriba a otras iglesias o a otros archivos históricos que puedan tener los registros.
  • De ser necesario, escriba a la sede de la Iglesia Católica del país correspondiente para preguntar dónde se encuentran los registros de una parroquia o congregación determinada.

Cuando escriba a parroquias o a archivos locales para pedirles información genealógica, debe usted enviar lo siguiente:

  • El nombre completo de la persona cuya investigación genealógica esté realizando e indicar si era hombre o mujer.
  • Los nombres de los padres de la persona, si los sabe.
  • La fecha y el lugar aproximados del acontecimiento que esté usted investigando.
  • Su parentesco con la persona.
  • La razón por la cual solicita la información (como por ejemplo, historia familiar o historial médico).
  • La solicitud de una fotocopia del registro original completo.

Si no contestan a su carta, busque copias de los registros que tal vez se encuentren en otros archivos.

Los registros de la Biblioteca de Historia Familiar

La Biblioteca de Historia Familiar tiene una colección considerable de registros parroquiales católicos latinoamericanos en microfilme. La biblioteca ha coleccionado principalmente registros de bautismo y de matrimonio, información matrimonial y registros de fallecimiento (defunción) y/o de entierro. Esta colección continúa aumentando a medida que nuevos registros se van microfilmando.

Los registros se encuentran en la sección “Locality” (Localidad) del Family History Library Catalog bajo el nombre del pueblo en el que se encontraba la parroquia (que puede no ser necesariamente el pueblo en el que su antepasado vivió).

Constantemente se van añadiendo nuevos registros a la colección de la Biblioteca de Historia Familiar. El catálogo se actualiza todos los años. Si no halla los registros que le interesen, no cese de examinar las ediciones actualizadas del catálogo que contendrán los nuevos registros que la biblioteca haya adquirido.

Estrategias de búsqueda

Para usar con éxito los registros parroquiales, pruebe a seguir las estrategias que se mencionan a continuación, además de las estrategias generales que se tratan en las páginas 1–5.

  • Busque al pariente o antepasado que haya seleccionado en el paso 2 (página 2). Una vez que haya hallado el registro de nacimiento de esa persona, busque los registros de nacimiento de los hermanos de ese antepasado.
  • En seguida, busque el registro de nacimiento de los padres. El hallar el registro de matrimonio de ellos muchas veces lleva a hallar los registros o datos de nacimiento. O calcule las edades de los padres y en seguida busque los registros o datos de nacimiento de ellos.
  • Repita el método con cada padre o madre.
  • Si no se encuentran en el registro generaciones más antiguas, busque en parroquias vecinas.
  • Busque los registros de fallecimiento o defunción de todos los miembros de la familia.

Registros adicionales

Los notarios públicos y los escribientes de Latinoamérica registraron una gran variedad de documentos legales. La ley española y la ley portuguesa dirigieron el modo de llevar esos registros notariales (protocolos o notarios) al instituir los formularios en los cuales anotar la información correspondiente. La práctica de llevar registros notariales persistió en los países latinoamericanos después de que éstos se independizaron de España y de Portugal. En aquella ocasión, el ordenar los registros en un índice se volvió más común.

Registros españoles

Los registros notariales son más difíciles de usar que otros registros por motivo de su variada naturaleza, de su longitud y de su complejidad; sin embargo, contienen detalles e información que no se encuentran en las demás fuentes de datos, y puede ser que en ellos se hallen importantes indicaciones acerca de la familia, la residencia y el status económico de un antepasado.

Los libros notariales permanecían en poder del notario hasta que éste era relevado de su cargo o hasta que fallecía. De vez en cuando, la familia del notario conservaba los libros y éstos pasaban de una generación a otra. Era más frecuente que los registros pasaran al sucesor del notario o que se depositaran en el archivo notarial local o en el archivo general estatal o provincial. Por eso, los registros notariales pueden hallarse en archivos locales, estatales y provinciales, y también pueden hallarse en archivos nacionales. Los registros por lo general se encuentran anotados bajo el nombre del notario.

Entre los tipos de registros que se encuentran en libros notariales, tenemos:

  • Testamentos
  • Tutelas
  • Cartas de dote
  • Hipotecas
  • Contratos de compraventa
  • Acuerdos

Hay registros del otorgamiento de títulos de nobleza en el Archivo General de Simancas en las secciones tituladas “Mercedes”, “Privilegios”, “Ventas” y “Confirmaciones”. Registros portugueses y brasileños

Se puede hallar información acerca de la nobleza portuguesa que residió en Brasil desde 1808 hasta 1822 (cuando la corte real portuguesa se trasladó a Río de Janeiro)

Después de que Brasil obtuvo la independencia de Portugal en 1823, se instituyó un monarca brasileño que duró hasta 1889. La nobleza fue una característica importante de la sociedad brasileña a lo largo del siglo XIX. Para examinar más información, vea: Registros notariales