Servir como consultor de templo e historia familiar de barrio

6 septiembre 2019  - by 

Tal vez lo más importante que los consultores de templo e historia familiar de barrio pueden hacer para ayudar a recoger a Israel es crear experiencias personalizadas con la historia familiar para las demás personas. Pero ¿qué es exactamente una experiencia personalizada con la historia familiar y cómo puede crearla un consultor?

Una experiencia personalizada con la historia familiar es una actividad o una lección sencilla que ayuda a otra persona o familia a sentirse más cerca de sus antepasados. Este es el espíritu de Elías, una manifestación del Espíritu Santo que testifica de la naturaleza divina y eterna de las familias.

Elementos de una experiencia

Hay seis elementos clave o fundamentos que los consultores pueden elegir para crear una experiencia personalizada con la historia familiar.

  • Ayuda: Responder preguntas y necesidades específicas en cuanto al templo y la historia familiar
  • Descubrimiento: Conocer información nueva y edificante acerca de la familia, los antepasados y las tierras natales
  • Árbol familiar: Compartir, conservar y crear el Árbol Familiar de FamilySearch
  • Recuerdos: Conservar fotos, historias, grabaciones de audio y otros recuerdos familiares
  • Registros: Encontrar, interpretar y adjuntar registros históricos
  • Templo: Contribuir a que se efectúen las ordenanzas del Evangelio de un antepasado
Una familia ve fotografías.

De los seis elementos que se mencionan aquí, el descubrimiento y el templo son piezas clave, lo que significa que los consultores deben tratar de incorporarlos siempre que sea posible. El descubrir algo nuevo sobre la familia o los antepasados invita de manera inevitable al espíritu de Elías al corazón de la persona.

Experiencias personalizadas en el Libro de Mormón

Aprender acerca de los antepasados no es suficiente. Tenemos la responsabilidad divina de ayudar, cuando sea posible, con sus ordenanzas del templo.

Pensemos en el profeta Lehi del Libro de Mormón. Él tuvo una experiencia personalizada con la historia familiar cuando examinó las planchas de bronce que Nefi y sus otros hijos habían obtenido de Labán.

Una mujer ora.

¿Cuál fue el resultado de esa inspección? Casi inmediatamente después de recibir las planchas, Lehi participó en el servicio del templo de su época: edificó un altar y ofreció sacrificios. Entonces reunió a su familia y compartió con ellos lo que estaba aprendiendo. Les recordó las promesas que el Padre Celestial tiene reservadas para aquellos que lo aman y honran.

La experiencia de Lehi demuestra la profunda relación entre el templo y la historia familiar, tal como lo enseñó el élder Gary E. Stevenson, del Cuórum de los Doce Apóstoles: “El hogar, la familia y el templo están inseparablemente conectados… El comprender la naturaleza eterna del templo los acercará a su familia, y el comprender la naturaleza eterna de la familia los acercará al templo”.

Principios rectores

Algunos principios básicos ayudarán a los consultores a crear experiencias personalizadas con la historia familiar más significativas y bendecirán la vida de las personas a las que sirven.

  • El primer principio es orar. Dios sabe quién está preparado para una experiencia personalizada con la historia familiar. Él también conoce la historia, la actividad o incluso la fotografía que podría ablandar el corazón de esa persona y conseguir que se vuelva a Dios. Los consultores pueden orar para ser guiados a los antepasados que están a la espera de las ordenanzas del templo y pedir que la persona o la familia a la que ayudan hagan lo mismo.
  • El segundo principio es prepararse. Preparar las cosas para una experiencia personalizada con la historia familiar requiere tiempo: tiempo para orar, tiempo para planificar y tiempo para hablar con la otra persona o familia y averiguar lo que les interesa aprender.
  • El tercer principio es ministrar. Los consultores prestan servicio a las personas una a una, como lo hizo el Salvador. Se reúnen en hogares y en centros de reuniones, según sea más conveniente. También adaptan sus métodos de enseñanza a las circunstancias físicas o espirituales de las otras personas.
  • El último principio es invitar. Tras una experiencia personalizada con la historia familiar, el consultor invita a la persona a edificar sobre lo que ha descubierto. Estas invitaciones son sencillas y alcanzables. Apuntan hacia una tarea en particular que la persona puede hacer por sí misma o que una familia puede hacer junta.
Una madre y su hijo se ríen con una mujer que tiene en las manos fotografías de familiares.

Experiencias personalizadas en nuestros días

A diferencia del profeta Lehi, es poco probable que la gente en la actualidad encuentre su experiencia personalizada con la historia familiar en una recopilación de planchas de bronce, ¡aunque las consecuencias de la experiencia pueden ser muy parecidas! A continuación, se presentan algunos ejemplos de cómo puede ser una experiencia personalizada con la historia familiar en la actualidad:

  • Leer historias de antepasados en FamilySearch.org.
  • Utilizar herramientas en línea para explorar una tierra natal específica, por ejemplo, con Google Earth, para ver imágenes del lugar de nacimiento de un antepasado.
  • Crear una grabación de audio de los miembros de la familia compartiendo recuerdos y luego subir la grabación a FamilySearch.org.
  • Encontrar el certificado de nacimiento o matrimonio de un antepasado en particular y adjuntarlo a su página de perfil en FamilySearch.org.
  • Completar las tareas necesarias en FamilySearch.org para que se puedan reservar y completar las ordenanzas del Evangelio de un antepasado.
Una joven camina junto al templo sosteniendo las tarjetas del templo.

Experiencias como estas fortalecerán a las familias y las dirigirán al templo. Esta lista es muy corta. En la práctica, los consultores tendrán que ser creativos y prestar atención a medida que busquen la actividad adecuada para la persona o la familia a la que estén ayudando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios