Cómo comenzar un plan de templo e historia familiar de barrio

25 noviembre 2019  - by 

En la Instrucción para líderes de templo e historia familiar 2019, el élder David A. Bednar y el élder Dale G. Renlund, del Cuórum de los Doce Apóstoles, invitaron a los barrios a crear un plan de templo e historia familiar de barrio. Un plan sencillo de templo e historia familiar de barrio puede ayudar a los miembros del barrio a participar personalmente en la obra de salvación y en el recogimiento de Israel en ambos lados del velo.

A continuación se detallan varias pautas para ayudar a los líderes a empezar un plan. Estas pautas también pueden resultar útiles cuando los líderes actualicen su plan a lo largo del año.

¿Qué es un plan de templo e historia familiar y quién lo crea?

De acuerdo con el Manual 2: Administración de la Iglesia, un plan de templo e historia familiar de barrio “ayuda a los miembros del barrio a obtener una visión de la obra del templo e historia familiar” (véase la sección 5.4.3.2, Manual 2: Administración de la Iglesia).

Nuestro Padre Celestial desea que todos nosotros regresemos a casa. Ese es el punto de destino o meta. El propósito de un plan de templo e historia familiar de barrio es ayudar a las personas a tomar la senda de los convenios de regreso a su hogar celestial para estar con sus seres queridos.

Esta es la manera en que podría participar para crear su plan de barrio (véase también la sección 5.4.3.2 del Manual 2):

  • Bajo la dirección del obispo, el consejo de barrio elabora un plan de templo e historia familiar de barrio. El consejo de barrio revisa y actualiza el plan regularmente.
  • El líder de templo e historia familiar de barrio o un miembro de la presidencia del cuórum de élderes puede dirigir el desarrollo y la implementación del plan.
  • Puede colaborar una integrante de la presidencia de la Sociedad de Socorro.

Los consultores de templo e historia familiar son esenciales para ayudar a un barrio a implementar el plan de templo e historia familiar. Según sea necesario, varios líderes y miembros del barrio también podrían ayudar a elaborar el plan.

Si está sirviendo actualmente en una responsabilidad de liderazgo, podría tener copias de su plan de barrio disponibles durante las reuniones del consejo de barrio y otras reuniones de coordinación. Los mensajes de texto, los correos electrónicos y las llamadas de teléfono también pueden ser útiles para coordinar e implementar el plan.

¿Cómo es un plan de templo e historia familiar de barrio?

Los planes de templo e historia familiar de barrio deben ser “breves, sencillos y específicos” (véase Manual 2: Administración de la Iglesia, sección 5.4.3.2). El plan traza “metas específicas para la obra del templo y de historia familiar para el año sin establecer cantidades ni sistemas de informes para las ordenanzas del templo” (véase la sección 5.4.3.2, Manual 2: Administración de la Iglesia). Como parte del plan, los líderes también describen cómo pretenden alcanzar estas metas.

El consejo del élder M. Russell Ballard podría ser útil para que los líderes lo tengan en cuenta. Lo explicó así: “… [U]na meta es un destino o un fin, mientras que un plan es la ruta por la que llegamos a ese destino” (“Volver y recibir”, Conferencia General de abril de 2017).

Los líderes pueden empezar por tener en cuenta las necesidades de su barrio. ¿Qué tienen que hacer los miembros del barrio para ayudarlos a progresar a lo largo de la senda de los convenios? ¿Cómo puede el servicio en el templo y en la historia familiar ayudar a satisfacer las necesidades de los miembros del barrio?

Durante su instrucción, el élder Renlund brindó ejemplos de los que puede incluir un plan:

  • Hacer participar a los niños de diez y once años del barrio en la obra del templo y de historia familiar.
  • Alentar a los niños y jóvenes a ser dignos de una recomendación de uso limitado y a usarla a la edad adecuada.
  • Incluir a todos los nuevos conversos en el servicio del templo y de la historia familiar.
  • Alentar a los nuevos conversos a obtener y usar una recomendación de uso limitado.
  • Ayudar a los miembros del barrio a introducir las primeras cuatro generaciones de su familia en Árbol Familiar de FamilySearch.
  • Ayudar a determinadas personas a prepararse para el templo (asignadas por el obispo).
  • Alentar la asistencia al templo sin establecer cuotas determinadas o sistemas de informes.
Hombres y mujeres jóvenes en el templo.

Al planear, tenga en cuenta los recursos de los que dispone su barrio que pueden ayudar a alcanzar las metas del barrio. El élder Renlund aconsejó a los líderes de barrio que “el uso eficaz de los consultores de templo e historia familiar de barrio es esencial”.

Que no suponga una carga, ni sea burocrático ni complicado

Tal como mencionó el élder Bednar con una sonrisa en su deliberación de mesa redonda, “a menudo en la Iglesia programamos en exceso”. Refiriéndose al plan de templo e historia familiar de barrio, preguntó si es posible tener un plan sencillo “que no suponga una carga, ni sea burocrático ni complicado”. Piense en lo que puede hacer para que el plan sea sencillo y no suponga una carga.

“Centrado en el hogar y apoyado por la Iglesia” es una frase que utilizó el élder Bednar. ¡Esta frase es algo que hemos oído antes! Mientras crea un plan, se puede preguntar, como hizo el élder Bednar: “¿Cómo apoyamos lo que debería estar sucediendo en el hogar sin suplantar lo que debería estar sucediendo en el hogar?”.

Una familia analizando el tema del templo juntos.

Un plan centrado en el hogar y apoyado por la Iglesia posibilita que la participación en el servicio del templo y en la historia familiar esté más centrada en la familia. Une a las familias y crea oportunidades para que los miembros de la familia sientan el Espíritu Santo juntos.

En su marca. Listo. ¡Planifique!

Con el Espíritu Santo para guiarle y magnificar sus esfuerzos, un plan de templo e historia familiar puede constituir una herramienta poderosa para ayudar a los demás a recibir las bendiciones del servicio en el templo y en la historia familiar.

Si su barrio no dispone de un plan de templo e historia familiar de barrio, no es demasiado tarde para empezar. Hable con su obispo y siga sus indicaciones. Si lo desea, puede leer estas sencillas instrucciones en el Manual 2 sobre planes de templo e historia familiar y reuniones de coordinación (véase la sección 5.4.3.2, Manual 2: Administración de la Iglesia). Asimismo, puede ver o leer los discursos del élder Bednar y el élder Renlund acerca de estos temas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

  1. Me agradó esto de tener un plan, creo que es lo primero y aun mas importante que ponernos metas, también lo que se refiere a que los Consultores son muy importantes. Pero sigo simplificando el tema, que de todo, lo mas importante es HACER. Atte. Eduardo Jose Alvarez …………………….