RootsTech 2018, sesión de liderazgo de la hermana Jones y el élder Hallstrom

21 diciembre 2018  - by 

En RootsTech 2018, líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ofrecieron consejos para los consultores de templo e historia familiar, líderes del sacerdocio y miembros del consejo de barrio. Hablaron sobre cómo enseñar y fortalecer a las personas por medio de la historia familiar.

Lean una transcripción de la sesión de liderazgo de la hermana Jones y el élder Hallstrom a continuación, o vean el video en RootsTech.org.

Hermana Joy D. Jones

Es un privilegio estar con ustedes esta noche mientras consideramos la participación de la nueva generación en descubrir, reunir y conectar a sus familias. A los niños les encanta aprender sobre sus antepasados.

Las historias de la familia pueden enseñarles lecciones importantes y ayudarles a desarrollar un cimiento de fortaleza que podrán utilizar a lo largo de su vida. Nuestro profeta, el presidente Russell M. Nelson, dijo: “Es maravilloso volver el corazón de los hijos a sus padres al contarles importantes historias familiares de maneras que sean accesibles y memorables”.

Los niños se identifican con las historias familiares significativas y aman las experiencias de descubrimiento. Los consultores de templo e historia familiar pueden guiar a los pequeños al mundo de la historia familiar junto con sus padres y otros miembros de la familia. Al igual que ustedes, me doy cuenta de que el trabajar con niños podría requerir métodos diferentes que el trabajar con los adultos.

Pero les prometo que vale la pena el esfuerzo, las adaptaciones y la creatividad necesarias. Además, puede ser divertido. Representar una historia significativa de la familia, aprender sobre la cultura familiar o incluso recetas familiares, ver fotos de sus familiares cuando eran niños, o hablar sobre sus cuatro generaciones y registrarlas en el cuadernillo Mi familia son todas maneras simples de comenzar a conectarse con los niños.

Sin embargo, citando una vez más al presidente Nelson: “Si nuestras colecciones de historias y fotos algún día llegan a convertirse en el resultado final de lo que hagamos, si sabemos quiénes son nuestros antepasados y sabemos cosas maravillosas acerca de ellos, pero los dejamos abandonados en el otro lado, sin sus ordenanzas, tal distracción no será de ningún provecho para nuestros antepasados, quienes permanecen encerrados en la prisión de espíritus”.

Entonces, ¿cuáles son algunos de los beneficios específicos de la participación de los niños en la historia familiar, no solo aprendiendo relatos sobre su familia sino también ayudando a liberar a esos queridos antepasados? En primer lugar, los padres a menudo observan un aumento en la seguridad de sus hijos. De hecho, los estudios demuestran que los niños que están más familiarizados con las historias familiares muestran más resiliencia, más autodominio y menos ansiedad.

Segundo, los niños sienten que forman parte de algo más grande y experimentan un sentimiento de pertenencia. La historia familiar crea un sentido intergeneracional que ayuda a unir a las generaciones.

Tercero, la historia familiar conduce a los niños a orar y a entender mejor cómo escuchar al Espíritu. Puede que al principio no sepan cómo llevar a cabo todos los aspectos de la investigación de la historia familiar. Pero aprenden cómo orar para escuchar al Espíritu y a confiar en las impresiones que reciben.

Cuarto, los niños pueden tener una influencia poderosa en animar a los miembros de su familia a participar en descubrir, reunir y luego conectar a los antepasados al llevar a cabo las ordenanzas en el templo. La obra de historia familiar es obra misional.

Quinto, los niños a menudo tienen una fe pura y sencilla que les ayuda a tener éxito al investigar su historia familiar.

Sexto, muchos miembros de la Iglesia nunca aprenden las bendiciones de la historia familiar hasta más adelante en su vida. A medida que nuestros niños aprenden a hacer historia familiar a temprana edad, tienen experiencias que permanecen en sus corazones durante años y crean hábitos positivos de por vida.

Séptimo, los niños de la Primaria han comenzado a enviar nombres al templo, ya sea para que miembros de su familia efectúen las ordenanzas o en preparación para cuando ellos cumplan 12 años, la edad en la que pueden recibir su recomendación para el templo de uso limitado y efectuar ellos mismos los bautismos y las confirmaciones.

Los niños con experiencia en la historia familiar tienen entusiasmo por ir al templo, no solo para sentir lo sagrada que es la casa del Señor, sino también porque sienten una conexión con sus antepasados y desean efectuar las ordenanzas por ellos.

Cuando sea posible, se recomienda que los padres asistan al templo con sus hijos la primera vez y aun en las visitas subsiguientes. Después de que los hijos participan en las ordenanzas del bautismo y la confirmación, los padres y otros miembros de la familia pueden completar el resto de las ordenanzas.

Testifico que nuestro Padre Celestial ha proporcionado esta manera especial para que nuestros hijos reciban mayor protección, mayor poder para resistir el pecado, y un amor más profundamente arraigado por sus familias a medida que aprenden a descubrir, reunir y conectar a sus antepasados en el templo.

Los niños pueden ser un instrumento en la obra de salvación. Pueden guiarnos a medida que contribuyen a esta causa inspiradora, la cual es volver el corazón de los padres hacia los hijos y el corazón de los hijos hacia los padres. En el nombre de Jesucristo. Amén.

Ahora veamos a dos consultores de templo e historia familiar mientras visitan el hogar de la familia Morrison. Presten especial atención a cómo estos consultores se prepararon con espíritu de oración para guiar amablemente a los participantes hacia experiencias de descubrimiento.

[REPRODUCCIÓN DEL VIDEO]

[MÚSICA DE FONDO]

Me llamo Julene Davidson. Soy consultora de historia familiar. No se necesita alguien que haya hecho genealogía toda su vida. Solo se necesita alguien dispuesto a aprender. Creo que yo soy alguien que motiva a las personas.

Bien. Entonces recuerden lo que hablamos, chicos. Tenemos la gente de historia familiar para ayudarnos un poco más.

Creo que con los niños más pequeños vamos a tener que contar historias.

Me voy a llevar a los niños. ¿Quieren que contemos una historia para representar y disfrazarse?

Sí.

¿Y ser [INAUDIBLE]?

[INAUDIBLE]

Vamos arriba, entonces.

Jim es genial. Se puede sentir que él tiene un testimonio fuerte. Siempre ha sabido que necesita esto, pero todavía no ha empezado.

El relato que representamos fue acerca de mi tatara-tatarabuela y los indios que asaltaron su casa. Ella se escondió en el sótano y los indios no la encontraron.

¿Dónde están [INAUDIBLE]?

¿Dónde es [INAUDIBLE]?

Creo que uno de los desafíos que ellos van a tener, y que muchas personas tienen, es que, cuando se es fuerte en la Iglesia, se asiste al templo, se participa de la Santa Cena y se hace todo lo que se puede, ya se están recibiendo bendiciones. Y a veces es difícil imaginar cómo puede ser mucho mejor.

Estos son mis tátara-tátara…

¿Dice que fue herrero?

Así parece.

Estar allí con Landon fue algo realmente genial, y poder buscar y encontrar juntos esa información.

Ahora estoy comprometido. Es algo más que curiosidad. Quiero llevar a estas personas al templo.

[FIN DE LA REPRODUCCIÓN DE VIDEO]

Élder Donald L. Hallstrom

Estoy agradecido por participar en esta sesión de liderazgo y ser un testigo adicional a la hermana Jones acerca de cómo la historia familiar puede bendecir a los niños. En el video, hemos sido testigos del éxito de involucrar a los niños en la historia familiar, de hacer que sea una experiencia informativa e inspiradora. Esto es vital al tratar de instruir y edificar a nuestros niños y jóvenes.

A medida que los niños maduran espiritualmente, es esencial que tengan experiencias personales que les permitan sentir la influencia del Espíritu Santo. Es así como llegan a estar convertidos al Señor y nunca desviarse. Tal como se describe a los Lamanitas que fueron enseñados por los hijos de Mosíah, el Evangelio es el plan de Dios, por medio del cual cada uno de nosotros puede obtener la “vida eterna, que es el mayor de todos los dones de Dios”.

El Evangelio nos enseña nuestra verdadera identidad como hijo o hija de Dios y el papel indispensable de nuestro Salvador, Jesucristo, y Su gloriosa expiación. Cuando estas verdades eternas pasan de nuestra mente a nuestro corazón y a nuestra alma, nos transformamos de aquellos que tienen fe a aquellos con testimonios y a aquellos que están convertidos.

La historia familiar es un excelente vehículo para este proceso magnífico. Cuando los niños y jóvenes y los jóvenes en el Evangelio se involucran en la investigación de historia familiar, es fácil que el Espíritu los envuelva debido a que esta obra es la esencia del Evangelio.

Es porque el servicio a los demás es un reflejo de nuestro amor por Jesucristo. Se combina el primer mandamiento: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente”, con Su admonición: “Si me amas, me servirás”.

Recientemente se tomó la decisión de ampliar el programa preliminar del sacerdocio que la Primaria ha llevado a cabo por mucho tiempo para los varones de 11 años en preparación para el templo y el sacerdocio para que incluya a los niños y niñas de 11 años de edad. Tanto los niños como las niñas tienen la necesidad de aprender sobre el sacerdocio y el templo y de prepararse para ser dignos de una recomendación para el templo de uso limitado, preparatoria para recibir recomendaciones para el templo que representarán de por vida el guardar los convenios.

Conectar la historia familiar con el templo y el servicio adicional que prestamos en la casa del Señor trae como resultado un mayor entendimiento del Evangelio y más oportunidad de tener de experiencias espirituales. No debemos enseñar estos conceptos: nuestra identidad, el plan de Dios, el poder del sacerdocio, la historia familiar y el servicio en el templo, como conceptos independientes. Todos tienen un significado y propósito mayor cuando se comprenden como un giro eterno.

Eso es lo ideal. Una familia investiga junta a sus antepasados, conectándolos con aquellos que llegaron antes con historias de fe, sacrificio y perseverancia. Se preparan nombres de familiares para las ordenanzas del templo. Con padres e hijos adultos con recomendaciones para el templo y jóvenes mayores de 12 años con recomendaciones de uso limitado, la familia asiste junta al templo y se llevan a cabo las ordenanzas del bautismo y la confirmación.

Las ordenanzas de ordenación, investidura y sellamiento son efectuados posteriormente por los miembros adultos de la familia. Si una persona o familia no tiene la situación ideal, hagan su mejor esfuerzo. Todos tenemos un lugar fundamental en este proceso sagrado. Y algo importante, no olviden a nuestros niños. Involucrarlos desde temprana edad y a medida que crecen en comprensión y sensibilidad espiritual y en esperanza y oportunidad, les bendecirá para siempre.

Las semillas del Evangelio serán plantadas y nutridas y florecerán con belleza. En el nombre de Jesucristo. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

  1. soy consultora de historia familiar en el Distrito Jipijapa. solicita se me haga llegar capacitaciones referente a mi nuevo llamamiento, que debo hacer, como actuar con los los miembros para ayudarles a conectarse con sus antepasados y lograr sae realicen las obra vicaria en el templo.