Historia familiar en el día de reposo

24 enero 2018  - by 

El día de reposo es un día de reflexión, de servicio, de renovación de nuestros convenios y de servicio a Dios y a los demás. Los profetas siempre nos han instado a honrar el mandamiento de santificar el día de reposo y a mejorar nuestra adoración en ese día. En su discurso de la conferencia general de abril de 2015, el Presidente Russell M. Nelson llamó el día de reposo una “delicia”. Él nos invitó a hacer del día de reposo una delicia al dedicarle tiempo a la historia familiar: “Buscar y encontrar nombres de familiares que nos han precedido en la Tierra —quienes no tuvieron la oportunidad de aceptar el Evangelio en vida— puede brindar un gozo inmenso” (“El día de reposo es una delicia”, Liahona, mayo de 2015, pág. 131).

En la conferencia de genealogía RootsTech de 2017, el élder Ian S. Ardern compartió que “se nos ha pedido hacer del día de reposo una delicia. Se trata de un llamado profético y ciertamente la historia familiar es una de las mejores maneras de hacer del día de reposo una delicia, al trabajar en ella en el día de reposo”. El élder Eduardo Gavarett agregó que trabajar en la historia familiar y en la indexación en familia puede ser una estupenda actividad para el día de reposo.

¿Por qué es la historia familiar una actividad tan apropiada para el día de reposo? Estamos abriendo las puertas a nuestros antepasados y girando las llaves que les permiten el acceso a los dones, las promesas y los convenios más grandiosos que Dios les ofrece. Estamos permitiendo que nuestros antepasados tengan la oportunidad de escoger a Dios y de elegir a su familia eterna. Dios le explicó a Moisés que “esta es [Su] obra y [Su] gloria: Llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre” (Moisés 1:39). El Presidente Henry B. Eyring compartió que “nuestro Padre Celestial está ansioso por congregar y bendecir a toda Su familia” (“Congregar a la familia de Dios”, Liahona, mayo de 2017, pág. 20). Al trabajar en nuestra propia historia familiar, le ayudamos a Él a congregar a Su familia mediante la congregación de la nuestra.

Aquí tienes algunas ideas para que la historia familiar forme parte de tus actividades del día de reposo:

Comparte tu historia

Sube fotos de tu cuenta de redes sociales o de álbumes de familia a los Recuerdos de FamilySearch.

  • Agrega recuerdos o documentos importantes a FamilySearch.
  • Transcribe o escanea tus diarios del pasado.
  • Elabora una cápsula de tiempo con fotos, documentos y artículos que sean especiales para ti.

Descubre a tus antepasados

  • Lee o comparte historias de cómo tus antepasados vencieron la adversidad o fortalecieron su fe.
  • Haz una investigación acerca de tus antepasados y su tierra natal.
  • Visita la tumba de un familiar.
  • Llena el cuadernillo Mi familia junto con tu familia.
  • Busca nombres para llevarlos al templo en familia.
  • Elabora un juego de memoria con tus antepasados o sus historias.

Comunícate con tu familia

  • Entrevista a tus parientes de mayor edad.
  • Graba a tus familiares compartiendo sus testimonios e historias de fe.
  • Elige un recuerdo junto con tu familia y tomen turnos para compartir lo que recuerden del viaje o la experiencia.
  • Escribe el historial de salud de la familia.
  • Dramatiza recuerdos o historias de la familia.
  • Graba o mira videos de la familia.
  • Haz una receta familiar junto con tu familia.
  • Indexa con tu familia o con amigos.

Comparte tus descubrimientos del día de reposo

¿De qué manera ayudó la historia familiar a que los domingos fueran una delicia? ¿Qué actividades han sido más significativas para ti y tu familia? ¡Comparte tu historia con nosotros! Muchas familias han compartido la forma en que al hacer que la historia familiar fuera parte de su día de reposo se fortaleció su testimonio y su amor del uno al otro:

Phil dijo: “Le digo a la gente que haga ‘una sola cosa’ de historia familiar cada domingo, ya sea poner una foto, una historia o una fuente en FamilySearch, indexar un lote o solamente explorar el sitio web. La mayoría de la gente no puede hacer solamente una cosa debido a que entran y se dan cuenta de lo divertido que es. Un sábado por la tarde jugamos con los nietos Geneopardy y Rueda de la fortuna familiar de BYU vinculados a nuestra cuenta de FamilySearch. De camino a casa de la Iglesia al día siguiente, ellos preguntaron si podían trabajar en la historia familiar por la tarde”.

Romulo comentó: “Fuimos bendecidos con felicidad en los días de reposo. Mi esposa y yo siempre disfrutamos al repasar las tarjetas de ordenanzas y nuestras cuentas de historia familiar. Allí buscamos más oportunidades para el templo. Durante el domingo por la noche siempre leemos nuestros archivos de historia familiar, actualizamos nuestra cuenta FamilySearch y vemos fotografías del pasado. Estamos más unidos que antes”.

Cecily señaló: “Me encanta trabajar en la historia familiar y el espíritu especial que siento cuando participo en esta obra. Me encanta trabajar en la historia familiar con mis hijos porque deseo que ellos también sientan amor por ella… En el día de reposo, me gusta escoger a un antepasado de quien averiguar más y les cuento una historia acerca de ese antepasado. Si no lo conozco, buscamos juntos para ver si hay alguna historia de su vida. A mis hijos les encantan las historias. Eso es lo que recuerdan. Beckett, quien ahora tiene 8 años, sintió el Espíritu Santo por primera vez cuando trabajábamos en la historia familiar. Tenía 4 años y estábamos leyendo un obituario juntos. Después de que terminamos de leerlo, él me dijo que sintió algo especial por dentro y le dije que era el Espíritu Santo. Fue un momento de enseñanza especial para los dos. Sentir una conexión con los que nos antecedieron a una edad tan temprana fue invaluable. Que él sintiera el Espíritu Santo y pudiera aferrarse a ese recuerdo hasta que recibiera el don del Espíritu Santo fue algo que yo no podía haber planeado. Siento agradecimiento por la historia familiar y por las muchas bendiciones que recibimos al efectuar esa obra”.

Lizz indicó: “En mi barrio de adultos solteros durante mi segundo año de universidad, me llamaron para que fuera líder de indexación. Yo había tenido experiencias personales con la indexación que me habían dado una certeza de la realidad de la obra que efectuamos mediante la indexación y del verdadero entusiasmo que sienten nuestros familiares y amigos al otro lado del velo, así como su ansiedad por que los encuentren y se efectúen sus ordenanzas. Cuando me llamaron como líder de indexación, la otra líder y yo organizamos una reunión de indexación cada domingo por la tarde. Cada semana llenábamos nuestra sala de estar con cerca de 10 personas, les dábamos helado e indexábamos juntos. En ocasiones poníamos una película como sonido de fondo para nuestros suspiros emocionados, nuestros angustiados lamentos por la mala letra y nuestros murmullos con consejos al juntarnos ante un nombre particularmente indescifrable. Esas tardes de reunión fortalecieron nuestra amistad y trajeron el Espíritu”.

Si aún no has encontrado una manera de integrar la historia familiar en tus actividades semanales del domingo, intenta leer las ideas mencionadas y escoger algo que se ajuste a tu horario y a tu situación familiar. Puedes dar pasos cortos, seguir el consejo de los líderes de la Iglesia y llevar el Espíritu y las bendiciones de la historia familiar a tu hogar cada semana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

  1. Buenas tardes me parece magnífico los comentarios que hace la hermana sobre cómo trabajar en Historia Familiar y en mi caso estamos ayudando a personas adultas para que ellos también participen en la forma de como hacer las tarjetas para llevar al templo su propia familia y nos esta resultando muy bien

  2. Hola he iniciado mi historia familiar, me gusta mucho familysearch por toda la información que nos proporcionan. Gracias por todo su esfuerzo para hacernos de la historia familiar un buen tiempo para investigar