La meta de indexación a nivel mundial fue superada con creces, participando un total de 116.475 personas

3 septiembre 2016  - by 

Si pasaste parte del fin de semana participando en el evento de indexación a nivel mundial, estuviste en buena compañía. El evento superó ampliamente su meta de 72.000 participantes en todo el mundo; un total de 116.475 personas trabajaron para poner a disposición los registros históricos para quienes están haciendo su historia familiar. Esas personas indexaron 10.447.887 registros para aumentar la preciada colección de información disponible para los investigadores de historia familiar.

El número total de participantes excedió la meta original por 44.475 participantes, 61,8 por ciento más que la meta original.

“Agradecido” fue como Collin Smith, Gerente de mercadotecnia de FamilySearch, resumió sus sentimientos a la conclusión del exitoso evento. “Me alegro que tantas personas en todo el mundo escucharan el llamado de indexar y trajeran a muchos amigos y familiares para participar”.

Desde que comenzó el jueves en el sudeste de Asia y Australia a su conclusión el domingo por la noche en el Pacífico, el evento atrajo a una amplia gama de participantes, desde aquellos trabajando solos en su computadora en el hogar hasta aquellos participando en un evento organizado como el que llevó a cabo un grupo de Zúrich, Suiza. “Éramos cerca de 20 personas”, Joshua Christian Drewlow escribió en la página de Facebook de FamilySearch. “Todos trajeron sus computadoras portátiles y nos sentamos en un salón grande de conferencia… ¡Tuvimos un súper asombroso ambiente allí!”.

La situación era similar a miles de kilómetros de distancia. En South Jordan, Utah, 30 personas participaron en una fiesta de indexación del viernes por la noche donde los indexadores cenaron pizza, se ayudaron unos a otros a descifrar nombres y comparar la información de los documentos.

Los esfuerzos en Suiza y en Utah se repitieron en todo el mundo. Aunque Norteamérica tuvo la mayor cantidad de participantes, todas las regiones estuvieron representadas al alcanzar un total de 116.475 participantes. Los números de cada región son:

  1. África y el Pacífico: 1.876
  2. Asia: 1.360
  3. Europa y el Medio Oriente: 3.948
  4. Latinoamérica: 16.686
  5. Norteamérica: 92.943

Los participantes en cada región podían escoger lotes de registros para indexar en su propio idioma.

“Fue genial utilizar mi idioma afrikáans”, escribió Nicole Lerios Randall en Facebook. “Indexé notificaciones de defunción de la región Transvaal de los años 1869 a 1958. ¡Me encanta ser parte de algo más grande que yo!”.

Nancy Van Kesteren Helis, de Baton Rouge, Luisiana, indexó por primera vez el viernes, pero hacer investigación de historia familiar en otro idioma no era nuevo para ella. “Decidí empezar con imágenes de los Países Bajos”, escribió en Facebook. “He pasado muchos años buscando en registros de genealogía holandesa, ¡se siente bien el poder contribuir al ayudar a poner más registros holandeses en línea!”.

No importa el lugar o idioma, los participantes completaron al menos un lote cada uno. En el valle del Lago Salado en la celebración anual llamada Draper Days, los asistentes al festival desde adolescentes hasta abuelos se detuvieron en la tienda FamilySearch para tratar de indexar en uno de los seis puestos con computadoras. Cada participante hizo de uno a tres lotes de registros. En líneas generales, el grupo con el mayor número de personas dispuestas a indexar por primera vez eran adolescentes de entre 15 a 19 años, dijo Smith. “Ellos ya tienen conocimiento sobre computadoras y les encanta ver registros antiguos”, dijo Smith.

De hecho, la generación más joven estuvo muy bien representada en todo el mundo. Había 10.348 participantes de 17 años o más jóvenes, según las estadísticas de FamilySearch. La cantidad de participantes para todos los grupos de edades fueron:

  1. 17 y más jóvenes: 10.348
  2. 18 a 30: 12.211
  3. 31 a 45: 19.460
  4. 46 a 65: 31.585
  5. 66 o mayores: 24.104

Una jovencita en el evento de Draper encontró la indexación tan fascinante que volvió por segunda vez para trabajar en los registros de un cementerio de Arizona. Debido a que tenía una conexión familiar en Arizona, “sintió una cercanía hacia aquellas personas incluso cuando no eran sus familiares”, dijo Smith.

Este nuevo y reciente entusiasmo que encontró esta jovencita en indexación no es de sorprenderse. Muchas personas que no son indexadores pueden percibir la tarea como aburrida o difícil, pero una vez que participan, por lo general esa percepción cambia completamente, dijo él.

Sandra Thompson, quien trabajó en la Biblioteca de Historia Familiar en el centro de Salt Lake City el sábado, estuvo de acuerdo. “No puedo imaginar por qué alguien pensaría que indexar es aburrido”, dijo ella. “Los registros son siempre diferentes; la gente siempre es interesante”.

Thompson, una indexadora con experiencia, indexó por primera vez en 2010. Entre otras tareas el sábado en la Biblioteca de Historia Familiar, ella indexó los registros del cementerio de Salt Lake City de 1886 que revelaron un gran número de causas de muerte que por lo general no se ven hoy en día: difteria, cólera y escarlatina. Ella solamente planeó pasar un par de horas el sábado en la computadora, pero se dio cuenta que si dedicaba una hora en un día o varias horas en otro, la cantidad de documentos indexados en realidad se acumula. En sus dos años como voluntaria, Thompson ha usado su tiempo libre de sus tareas en la Biblioteca de Historia Familiar para indexar aproximadamente 50 000 registros.

Aubrey Olsen y Sue Story, ambas relativamente nuevas a la indexación, también revisaron documentos en estaciones de computadoras cercanas el día sábado. Ambas dijeron que habían desarrollado una afinidad verdadera por historia familiar gracias a la indexación.

“Uno mira estos registros y se da cuenta que estas personas eran reales”, dijo Olsen. Ella analizó certificados de defunción de Carolina del Norte y se preguntó acerca de la vida de aquellos que habían muerto. Story, quien trabajó en registros de la iglesia reformada holandesa en Namibia, conoció por primera vez la indexación en West Virginia. Ella trata de indexar registros a diario. Dice que es fácil hacer unos 10 registros en 15 minutos. “Si todos lo hicieran, tendríamos muchos más proyectos y registros disponibles para que todas las personas utilicen en su historia familiar”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

  1. estoy feliz de estar trabajando con la indexacion pero no me deja seguir indexando en este mes de Marzo gracias

  2. Toda esta obra de servicio, en realidad te hace estremecer, te da alegría, te llena de paz imaginando sobre todo el rostro sonriente, agradecido de quienes acercas a tí para indexar sus datos

  3. La verdad es que lamento mucho no tener experiencia en indexacion porque es hermoso sentir que estas ayudando en la salvacion de muchos antepasados aunque no sean tu familia directa te sientes como parte de ellos espero algun dia no muy lejano ponerme al dia con esto necesito esas Bendiciones en mi vida

  4. fue un evento muy emocionante, enseñe a varias jovencitas a indexar, y senti el espiritu ayudandonos. Fue realmente maravilloso participar los 3 dias, entre mi hija Monserratt (laurel) y yo (consultora famiiar) hicimos 500 registros, que hermoso participar con ella en esta actividad, estamos muy agradecidas a nuestro Padre Celestial.