Diez maneras en que la historia familiar te puede ayudar a santificar el día de reposo

25 septiembre 2015  - by 

Una manera formidable de volver a centrar la atención hacia la familia en el día de reposo es descubrir historias de antepasados y las conexiones que se tienen con ellos. Las actividades que se centran en la historia familiar no solo invitan al Espíritu a nuestro hogar, sino que también unen a la familia y nos recuerdan del amor del Salvador a medida que nosotros mismos nos abocamos a la tarea de ser salvadores en el monte Sion. Las siguientes son algunas actividades que se pueden realizar en casa a fin de santificar el día de reposo.

  1. Reservar nombres de familiares y tomar la determinación de asistir al templo.

    Ahora, FamilySearch.org es más fácil de usar que nunca antes. Los domingos por la tarde, la familia puede sacar sus computadoras portátiles, teléfonos inteligentes y tabletas, y comenzar a encontrar nombres de antepasados que necesiten ordenanzas. Se podría comenzar por imprimir su cuadro en abanico para ver dónde hay trabajo que hacer y espacios en blanco que tengan que llenarse. Exploren su Árbol Familiar de FamilySearch y familiarícense con los registros y las historias de sus antepasados. Busquen registros en la base de datos de FamilySearch o en otros sitios de organizaciones asociadas para llenar los espacios que haya en el cuadro. También se ofrecen aplicaciones de sitios de organizaciones asociadas que les pueden ser de utilidad en su búsqueda. Comiencen con su línea directa y vayan retrocediendo hacia sus antepasados anteriores. Si su árbol parece estar completo, prueben la función Descendencia para encontrar a primos que necesiten que se haga la obra por ellos. Siempre habrá nombres que necesiten ordenanzas a la espera de que los encontremos.

    Después de encontrar nombres, tomen la determinación de ir al templo. Fijen una fecha en familia y programen las semanas siguientes según corresponda. El tiempo que se dedique en el hogar a llevar a cabo la obra del Señor trae la promesa de un día de reposo rebosante del Espíritu, el cual permanecerá en el hogar a lo largo de la semana.

  2. Organicen una conferencia familiar por teléfono o por Skype.

    Compartan recuerdos que tengan con abuelos y otros familiares. Es una excelente oportunidad para que la familia haga preguntas acerca de su origen y conozca tradiciones familiares que se hayan pasado de generación en generación. A veces no todos los familiares viven cerca el uno del otro para reunirse en persona. Gracias a la bendición de la tecnología moderna es posible que las familias participen en la obra de historia familiar a distancia. Aprovechen las oportunidades que esta época ofrece y den a la familia la oportunidad de escuchar historias de sus antepasados de primera mano. También aprovechen la ocasión para escribir esos recuerdos en el cuadernillo Mi familia: Historias que nos unen o en línea. Si aún no tienen cuatro generaciones, agreguen esas experiencias a su Árbol Familiar en FamilySearch.org.

  3. Indexen nombres para la base de datos de FamilySearch.

    La indexación es una gran actividad familiar para el día de reposo. Es especialmente popular entre los jóvenes y jóvenes adultos solteros cuyas aptitudes para utilizar la tecnología aumenta la eficiencia y produce una sensación de logro. Muchos de esos jóvenes de la nueva generación pueden testificar del espíritu que esa tarea lleva a su vida como resultado de su deseo de llevar a cabo la obra. La base de datos de indexación de FamilySearch.org divide los proyectos según su grado de dificultad, a fin de adaptarse a la capacidad de cada persona. La indexación es una actividad sencilla. Por medio de ella, las familias pueden estrechar sus lazos dentro de las paredes del hogar.

  4. Cataloguen lápidas.

    Si la familia disfruta de estar al aire libre y si hace buen tiempo, caminen o vayan en auto a un cementerio cercano. Organizaciones asociadas como BillionGraves.com colaboran con FamilySearch.org para catalogar lápidas mediante el almacenamiento de fotos y la transcripción de la información que hay en ellas por medio de una aplicación para dispositivos móviles. La información que se archiva ofrece datos esenciales necesarios para efectuar las ordenanzas del templo. Al visitar tumbas uno llega a sentir más aprecio por las personas fallecidas. El dulce espíritu que se siente hace que afloren la generosidad y la gratitud por aquellos que nos precedieron. Tomen sus teléfonos inteligentes y disfruten del sol del verano, mientras pasan tiempo juntos. Si no tienen un teléfono inteligente, pueden crear una cuenta en BillionGraves.com para transcribir datos de fotos de lápidas que ya tengan y agregarlos a los registros de FamilySearch.

  5. Carguen fotos, archivos de audio y documentos a su Árbol Familiar.

    El hecho de conservar historias de su familia es importante para ustedes y para las generaciones futuras. Averigüen detalles de la vida de sus antepasados. Eso les ayudará a valorar aún más la forma en que ellos contribuyeron a la vida de ustedes. La exploración de registros que se tengan en casa es un gran recordatorio de lo que ha sucedido en tu vida y en la de tus antepasados. Muchas familias tienen álbumes de recortes o cajas de fotos, los cuales convendría conservar en forma digital. Esa tarea se facilita con la aplicación para dispositivos móviles de FamilySearch. Junten las fotos familiares y tómenles fotos con su teléfono inteligente. Después adjúntelas al pariente correspondiente en FamilySearch mediante la función Recuerdos. Si lo desean, también pueden utilizar sus dispositivos para grabar a familiares que cuenten su biografía o que expliquen tradiciones familiares, y luego cargar los archivos de audio. Los documentos adicionales que se adjunten al Árbol Familiar ayudan a llevar registros detallados.

  6. Se puede comenzar con un registro personal o familiar.

    Los registros tienen que provenir de algún lugar, así que comiencen ahora mismo a llevar uno de la familia. Los diarios familiares pueden ser un medio de colaboración entre hermanos y padres. Son una invitación a que cada integrante de la familia comparta sus puntos de vista. Los niños más pequeños podrían poner dibujos que tengan que ver con su vida, si es que aún no saben escribir bien. Las opciones para llevar registros también van más allá del tradicional uso de papel y lápiz. La familia puede considerar la idea de llevar un diario en línea, un blog o un sitio web familiar. También se pueden conservar o copiar cartas y mensajes de correo electrónico e incluirse en el diario. Dejen que sean las necesidades propias de la familia las que determinen qué métodos funcionan mejor para llevar registros y observen la forma en que el Espíritu llena su vida gracias a sus empeños. Si lo desean, también pueden optar por utilizar el día de reposo para responder una pregunta a la semana durante un año, la cual tenga que ver con su vida. Al cabo de un año, las respuestas a esas preguntas contarán la historia de su vida, la cual sus descendientes leerán y atesorarán con cariño.

  7. Creen collages o antologías que reflejen su historia familiar.

    Es probable que sus antepasados hayan vivido una vida muy distinta a la de ustedes o tal vez tenían algunos rasgos similares a los suyos. A medida que exploren los registros de su historia familiar, hagan una compilación visual para ver las ocupaciones de sus antepasados, su historial médico, los lugares donde vivieron, artículos de recuerdo, etc. Si lo desean, pueden hacer copias impresas o utilizar sitios web como Pinterest.com, en el cual se ayuda a los usuarios a reunir y organizar información. Dediquen tiempo el día de reposo a averiguar sobre sus ocupaciones y en qué consistían. Investiguen el historial médico de sus familiares y en lo que consistían las condiciones que tenían. Averigüen acerca del lugar de residencia y cómo podría haber sido la vida diaria que llevaban. Al crear una representación visual o tangible, uno se da una mejor idea de cómo era su vida realmente. De esa manera se entiende mejor el parentesco que se tiene con los antepasados, uno se siente más cerca de ellos y cultiva un amor por la obra de salvación.

  8. Recopilen tradiciones familiares del pasado y traten de llevarlas a cabo.

    Las tradiciones que se transmiten de generación en generación aún se siguen porque crean unidad dentro de la familia. A medida que investiguen su historia familiar, tomen nota de las tradiciones familiares y conserven los registros que haya al respecto. Pueden conservar copias impresas y guardar copias digitales en la cuenta de FamilySearch con la función Recuerdos. Dediquen tiempo el domingo para llevar a cabo esas tradiciones y averigüen por qué a sus antepasados les interesaba tanto conservarlas. Prueben seguir una receta de una tía abuela, escuchen o canten música que se haya transmitido de una generación a otra o disfruten de un juego favorito de sus antepasados. Utilicen ese tiempo para vivir en carne propia cómo era la vida de ellos a fin de sentir un mayor aprecio por ellos y por la familia actual.

  9. Visiten los lugares en los que vivieron sus antepasados.

    Si vivían en un lugar cercano, visiten la casa o el vecindario donde vivían. O bien, si no pueden ir al lugar en persona, intenten utilizar GoogleMaps y exploren la zona de forma digital. Aprovechen ese tiempo para analizar en familia cómo debió ser la vida en aquel entonces, y qué aspectos eran similares y distintos con respecto a la vida de hoy. Dirijan la atención a esos detalles y reflexionen sobre las cosas que agradezcan tener. La gratitud siempre invita al Espíritu al hogar. Documenten la experiencia con fotos, a fin de que el registro sobre la vida de sus antepasados quede más completo. Documenten aspectos de su propio hogar para dejárselos a las futuras generaciones. Podrían incluir datos como el año en que se construyó su casa, cómo era el vecindario y cuánto tiempo vivieron allí.

  10. Registren los recuerdos que ustedes tengan para su propio futuro y para su futura familia.

    Mediten en lo que quisieran decirse a ustedes mismos en unos cuantos años o en lo que quisieran que sus hijos supieran de ustedes en cuanto a ese momento de su vida. Luego, registren ese recuerdo. Tal vez deseen escribir una carta, la cual se abra en el futuro, quizás dentro de un año o dentro de diez. Graben en video biografías de la familia o documenten una tradición familiar. Comiencen a llevar un diario o un álbum de recortes de su vida para compartirlo con su posteridad, o bien, preparen una cápsula de tiempo de la familia, la cual contenga artículos que sean representativos de la vida de ustedes. Tengan en cuenta lo mucho que les gustaría tener registros de su propia historia familiar, así que procuren proporcionárselos a sus descendientes.

A medida que se esfuercen por dedicar sus actividades del día de reposo al Salvador, vuelvan el corazón a su historia familiar. La historia familiar es una forma de invitar al Espíritu al hogar para que enseñe y more en él. Si se dedica tiempo a descubrir a los antepasados, se fortalece a la familia, se nos agudiza el enfoque y es una forma de consagrar el día de reposo al Señor.

Por Savannah Kate Shelley

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

  1. Que bello es saber que tenemos tantas oportunidades de servir a nuestros antepasados a través del dedicar tiempo a ellos, fortalecemos nuestro espíritu al hacer del día de reposo un día muy edificante para toda la familia, que maravilloso es ser Mormón doy gracias a Dios por ello.