Edifica un legado al compartir historias familiares

10 enero 2018  - by 

Cada familia tiene historias que compartir, ya sea que los personajes centrales sean héroes o villanos. Sin importar el tipo de persona que fueron, la mayoría de los antepasados son dignos de recordar y vale la pena conservar sus historias.

Durante el evento RootsTech 2017, Hank Smith compartió algunos relatos conmovedores acerca de cómo sus historias familiares le han dado fortaleza y cómo desea asegurar que esa misma fortaleza esté disponible para sus hijos y los hijos de sus hijos. Como Hank nos recuerda: si esas historias se van a transmitir a la próxima generación, debemos comprometernos a que suceda.

¿Cómo te asegurarás de que tus propias historias familiares se transmitan a la próxima generación? Aquí tienes algunas respuestas a dudas comunes que puedes tener ahora:

  • “No sé sobre qué escribir”. Cualquier persona puede tener dificultad al tratar de escribir bajo presión. En lugar de ello, plasma las ideas cuando vengan a tu mente siempre que lleguen. Escríbelas en un cuaderno o en una aplicación de apuntes en tu teléfono, tableta o computadora. Escribe o registra la historia concreta cuando tengas tiempo.
  • “No soy buen escritor”. Cualquier persona puede contar una historia. No tienes que ser un escritor experimentado o ganador de premios para contar lo ocurrido con tus propias palabras, como lo recuerdes. Para hacerlo más sencillo, considera utilizar la grabadora de audio de tu teléfono. Las aplicaciones móviles de FamilySearch son herramientas sencillas y gratuitas que te ayudan a registrar tus historias y conectarlas con tus antepasados en el Árbol Familiar. Si deseas mejorar tus destrezas de narración de historias, una búsqueda rápida en Google te puede ayudar a comenzar.
  • “No tengo tiempo”. No hay una manera sencilla de crear más horas en el día. Sin embargo, puedes beneficiarte de los períodos cortos de tiempo para plasmar una historia aquí y una historia allá. Registra las historias en tu teléfono mientras estás preparando una comida, caminando hacia el autobús o visitando a tus padres o a otro pariente. No te preocupes si la historia está larga o pulida. Trata de centrarte en compartir los detalles importantes que cuentan la historia.
  • “No soy bueno con la tecnología”. Si la idea de utilizar un teléfono celular o computadora para conservar tus historias familiares te aleja de la comodidad de tu libreta y lápiz, no te preocupes. Solo registra tus historias familiares en cualquier formato que sea más cómodo para ti. Lo que escribas se puede compartir y transmitir a tu posteridad. Considera pedir ayuda a un miembro de la familia que se sienta más cómodo con la tecnología. Será una bendición en la vida de esa persona el ayudarte a conservar tus historias y compartirlas más ampliamente con la familia.

Tómate un momento hoy para hacer un plan de cómo te asegurarás de que las historias de tu familia se cuenten. No te arrepentirás, y las generaciones futuras de tu familia te lo agradecerán.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios